martes, 28 de febrero de 2017

321.- porqué morimos-1

Hoy nos fijaremos en este proceso final, el porqué morimos, pues la vida procede del latín vita y es el tiempo o periodo de duración que tienen los seres desde que nacen hasta que mueren, pero no estamos equilibrados, cada vez hay mas nacimientos que muertes, la población se envejece, vive más tiempo.


Morimos porque nacemos y nacemos para morir, si esto no fuera de este modo, el Planeta Tierra estaría poblada por una gran capa gruesa de animales y plantas, sin espacio entre ellos, los humanos seríamos los de menor cuantía, solo entre 80 y 90 mil millones. Aunque no está equilibrado en estos momentos, según Coon, en 1965 poblaban la Tierra unos 3000 millones de seres humanos, en el año 2000, aproximadamente éramos 6000 millones y en la actualidad 7500 millones, por lo que no estamos equilibrados, cada vez hay mas nacimientos que muertes, la población además se envejece, vive más tiempo. Vivir eternamente sería una desgracia para la vida, aunque esta esté llena de sufrimientos. Montaigne dice que no morimos por estar enfermos sino precisamente por estar vivos.
Fotografia perteneciente al contenedor de imágenes de Google.
Código de identificación 666.jpg
La vida esta presente para aprender, conocer, explorar, sentir. Tras todos estos procesos, finalmente morimos, un proceso doloroso que no hay que ocultar, ni disimular. En el caso del ser humano, para certificar que alguien está fallecido, hay que verificar el cese de los latidos cardíacos durante unos minutos, hay que asegurarse que no hay ritmo respiratorio, que no hay estímulo a la luz por parte de las pupilas del ojo, entre otras pruebas. El rigor mortis aparece a las seis horas aproximadamente, apreciándose en primer lugar en párpados y cuello, como respuesta al cese en la circulación de la sangre, esta se espesa y coagula, dando lugar a la lividez post mortis.

En definitiva, morimos porque el aparato vital que nos sostiene, que es nuestro propio cuerpo, deja de funcionar. Cuando así lo decide el cuerpo, este no es posible repararlo como si fuera un ordenador, o un televisor. Cuando dice basta es basta.


Estos libros que pongo aquí, son muy interesantes, tanto en su lectura como en su contenido. La escritora tiene una pluma afilada, y presentan un texto ameno, entretenido y de perfecta escritura.