jueves, 4 de mayo de 2017

324.- Violencia y sexo en el mundo de los animales.


La violencia en el mundo animal, es un comportamiento ampliamente extendido en el mundo animal en general y, entre los mamíferos, en particular. El hombre, presenta una violencia y agresión frecuente, como ya ocurría en las especies que fueron nuestros ancestros.

La violencia y el sexo en el mundo animal, es un comportamiento ampliamente extendido en el mundo de los animales en general y, entre los mamíferos, en particular. Hay de todo, desde los que son pocos o nada violentos con otros individuos de su propia especie, hasta los que presentan una agresión muy frecuente. En el caso del hombre, presentamos una violencia y agresión frecuente, como ya ocurría en las especies que fueron nuestros ancestros. La agresión de baja intensidad o nula, se suele manifestar como comportamiento sexual exclusivo, caso de los los bonobos, los primates más cercanos a nosotros, desarrollan un comportamiento sexual y un código etológico muy variado, los hay homosexuales, bisexuales y heterosexuales en una misma comunidad, y no hay conflictos entre ellos, son los únicos junto a los humanos, que copulan cara a cara.
Fotografía perteneciente al contenedor de imágenes de Google.
Código de la imagen: o-INSEMINACIN-TRAUMTICA-570
Ejemplos típicos de violencia en el mundo animal, esta el comportamiento de los insectos, como por ejemplo la mantis religiosa, cuando el macho copula con la hembra, esta esperando el momento de enganchar con sus pinzas al macho para lo primero de todo, arrancarle la cabeza, produciendo un gran estímulo a este para la cópula, cuando el macho pierde la cabeza, los mensajes que inhiben el comportamiento sexual, quedan paralizados, y su cuerpo se convierte entonces en una endemoniada máquina de sexo. A medida que se va produciendo esta, la hembra devora al macho. Para trauma, un ejemplo muy bien estudiado es el del chinche de las camas, estos insectos que chupan la sangre, hincan su pene en cualquier lugar del cuerpo de la hembra, produciéndola una herida, distribuyéndose el esperma por todo el cuerpo de la hembra hasta alcanzar los ovarios, esta herida en algunos casos puede causarle la muerte. Hay muchos representantes que realizan prácticas similares, como arañas, escorpiones, mosquitos hembra,las arañas hembra, inyectan jugos gástricos en el macho, disolviendo sus entrañas mientras la esta los absorbe con verdadero placer, dejando completamente seco al macho.
Fotografía perteneciente al contenedor de imágenes de Google.
Código de la imagen: Hembra de mantis devorando al macho tras el apareamiento
Entre los mamíferos, el comportamiento más violento es el del elefante marino, el macho es mucho más grande que la hembra, y se puede considerar como una autentica violación la práctica de este durante la cópula con la hembra, sometiéndola de tal manera y con gran brutalidad que, en algunos casos se produce la muerte de esta por aplastamiento del macho. Otro ejemplo muy bien documentado y estudiado está en el mundo de los roedores, en concreto los ratones, cuyas hembras son cubiertas muchas veces a diario por el macho, con un comportamiento muy agresivo. En algunas especies de abejaruco, la violación es común, en el ansar nival, la situación es semejante, siendo violadas por los machos vecinos.
Fotografía perteneciente al contenedor de imágenes de Google.
Código de la imagen: Elefante marino
No es raro el contacto violento entre animales del mismo sexo, estos contactos carnales violentos, están documentados en más de 1500 especies de animales, y son reiterados en por lo menos 500. Ejemplos los tenemos entre leones macho en la sabana Sudafricana, ballenas, lagartijas, jirafas, pingüinos, periquitos, cisnes negros, etc. Tampoco es raro el comportamiento interespecífico violento entre dos especies muy distanciadas, casos documentados como la violación de pingüinos por parte de las focas, documentado por científicos de la Universidad de Pretoria en Sudáfrica, la foca ya no es ese animalito entrañable y tan simpático.